jueves, 9 de febrero de 2017

Las palabras de los otros

Indefinida voy por la vida
¡Definime! grito, pido, acaricio con esta palabra
Que a veces es sonido o tacto erizado
Como el color de los duraznos, que es leve y se vuelve intenso
Por dentro y por fuera
¿Hay definición de mi nariz? Todos coincidirían en que es chiquita

Entonces sí. Algo puede decirse de las cosas.

viernes, 26 de agosto de 2016

Qué hacer en el tiempo libre,
no hace falta hacer nada.
El tiempo hace cosas con nosotros,
el tiempo,
¿disfruta su labor?
Ahora, por ejemplo, me hace escribir
y al mismo tiempo envejezco.
Todo eso puede el tiempo,
y mucho más: el tiempo puede todo.
Todo menos frenar y conocer a sus víctimas.
¡Cómo compadezco al tiempo!
Que no se posee a sí mismo.
Solo emana las horas, está hecho de ellas.
Pero no puede abrazarlas, retenerlas.
Suelta,
es puro movimiento.
¡Cómo lo envidio!
¿El tiempo es amor?

Yo, su rehén.

jueves, 3 de marzo de 2016

Pliegues y Ajena

Pliegues en el ánimo
En un revés de la existencia aparecí adentro
Los sumidos en el agua buscamos fuego que no llega
Me anulo y después invisto todo de un todo
Como un árbol estoy
No siento siempre
Solo a veces, mucho
Y espero. como todos


Ajena
Paseo por la ciudad
Los locales donde las personas niegan la muerte
Mi familia
El trabajo
La negamos adormecidos para sobrevivir
Estar muy despierto es peligroso en la ciudad
¿cómo la niega cada uno?
Ahí aparece la esencia
Que me enamora
o
Me hace sentir

Ajena

viernes, 26 de septiembre de 2014

Justo en la lengüeta de su zapato había una plaquita de metal que decía “huesos” y encima de esa plaquita había ese día una hojita muy verde que estuvo ahí posada durante casi dos horas. Pero él no vio la hojita y tampoco sabía que en sus mocasines decía “huesos”.

Dos mujeres de sesenta años hablan de sus mascotas. Una habla de su perro y se refiere a él como un felino. La otra tiene un gato y durante toda la charla, que dura quince minutos, piensa que su compañera de charla también tiene un gato. A los once minutos de conversación la primera mujer dice que su felino “ladra muy fuerte cuando tiene hambre”, pero la otra interrumpe con un “claro, claro, son terribles” y el momento de aclarar el malentendido finalmente no ocurre.


Una adolescente está recibiendo un masaje profesional. La masajista le habla mucho sobre pensar en positivo. La chica quiere que la mujer se calle, pero no le dice nada. Finalmente, la masajista hace silencio y a la masajeada le cuesta relajarse. Piensa que le cuesta relajarse. Piensa que no debería haber ido a hacerse masajes con tantas cosas que tiene que hacer. Piensa que no sabe qué hacer de su vida, que envidia a la gente que tiene “la vida resuelta”. Piensa que debería estar disfrutando el masaje, basta de pensar. Intenta relajarse y se dice que a partir de mañana va a pensar en positivo.

lunes, 20 de enero de 2014

escrito sin pensar

kilometros me separan de lo inverosimil que esta a punto de estallar en un mar de flores multicolor como los tucanes. meneandose en silencio unas niñas que ya no son lindas gimen por la victoria de la esperanza que no se hace carne y nunca lo hara. limones gotean agua de miel que corre sola por el campo y se olvida de sus planes, los planes cambian con las horas y ella ya no se reconoce. su tiempo libre dejo de serlo y todo se convierte en una ameba de firmeza desconocida y entrañable. ella enojada pero el viento hara lo demas.

sábado, 9 de noviembre de 2013

Jungla y el niño

Rulos que frecuentan plazas
Jardines que frecuentan casas

El frío fascina a la jungla
¿Es un animal el que se mueve?

Eso no es un animal
Hay una jungla sin seres vivos, sin plantas,
sin animales

-¿Y por qué la llama jungla?
-¡Porque otra cosa no es!

-Yo conocí…
-Deje de meterse usted en todos lados

(El árbol se derrite, así como lo oye
Se derrite. Y un niño se sienta debajo)

El árbol se le viene encima
Justo una chica pasaba por allí
Y él piensa: “es la historia de mi vida”

Acompañado por chicas que pasan y pasan y pasan
Y los árboles que siempre, pero siempre se disuelven en su espalda

Espalda enorme, con músculos entreabiertos,
Adentro, hojitas verdes que se abren paso entre la piel
Sangre, pasto, jungla, chica

Todo eso en el cuerpo del niño
Que acaba de nacer hace treinta años

Pero sabe que pronto dejará de saber
Y tendrá que enrular su cabello
para salir de la jungla

y entrar en la plaza 

Isla

¿Dónde está el agua que nos rodea?
Yo, la isla,
me disuelvo en el agua y el océano se vuelve gelatina

El fuego se une con el agua y forman
Esa ameba que es líquida y es sólida

Y me revuelve el estómago, me sube por la garganta
esa chispa apagada que raspa y se camufla

Y lo peor de todo,
UNA idea en mi cabeza
Solo una:
¿Me querés?

Todo es un invento mío
Mi amor es un invento
Para no sentir el pasto en mis pies

Para flotar y sentir que eso no es ficción
Pero lo es

Como todo, como la soledad
que existe cuando la siento

Empiezo a entender
que se trata solamente de silbar
muy bajito, para mí

Víctima de mi caricia
Alojada por el capullo que ya es de mimbre
Me alejo de las figuras amorfas

Que permanecen en mi océano privado
de luz

Cuando vuelo me mareo
Mis alas están cansadas.
Estreno mis pies que están ansiosos

por pisar el pasto una vez más